Escenarios de soledad,

" ¡Ah cuánto,
cuánto pené por ti: yo no pensaba
que pudieras saberlo, y esto hacía
aún más desconsolado mi dolor!"


  
Tal vez me asiento en solitaria parte,
sobre una altura que domina un lago
coronado de plantas taciturnas;
allí, cuando al cenit radiante asciende
el sol, refleja su tranquila imagen,
y ni hoja o yerba se conmueve al viento;
no se ve ni se siente a la redonda
encresparse las olas; ni su canto
entonar la cigarra; ni las plumas
el pájaro agitar entre las hojas,
o retozar la mariposa leve.
Calma profunda envuelve aquella orilla,
donde yo, inmóvil, reposando, casi
del mundo odioso y de mi ser me olvido;
y pienso que mis miembros se desatan,
que se extingue el sentir y que mi antigua
calma con la del sitio se confunde.

















Contemplación. 1833.


No pudieron vencérmela
ni el hado ni las cuitas,
ni con su vista impura
la infausta realidad.
   Con sus dulces imágenes
ella no está de acuerdo;
que la natura es sorda,
no tiene compasión. 
Que no es del bien solícita,
mas sólo de la vida;
sólo el dolor le importa
e ignora lo demás
.
Todos los días del alma.


Natura humana, ¿cómo,
si polvo y sombra eres,
si eres frágil y vil, sientes tan alto?
Si gentil todavía,
¿por qué el más digno de tu pensamiento
  es así de liviano
y origen de razones despreciables?


Pintura de
Jakub Schikaneder ( 1855-1924) Chequia.
Más de su obra :
http://youtu.be/hBTz6iNs4Yw 


Versos de Giacomo Leopardi (1798-1837)

Comentarios

Entradas populares