Carbón y arena


Las luces de la ciudad
me conducen junto al mar
hasta la playa vacía
donde el carbón y la arena
se abrazan una vez más.




Los Fayeos de Mayo

Les lluces de la ciudá
llíndienme cabo la mar
hasta la playa balera
onde'l carbón y l'arena
s'abracen una vez más.

El presente queda atrás,
presu del atapecer.

Pasen sieglos nun momentu,
y oigo, como nun llamentu,
la voz de la soledá.

Andarina, vienes tarde,
andarina, vienes tarde
vistida de sol y orbayu;
traes oro, y plata traes
a los fayeos de mayo.

Pente ñubes de robín
siento l'alma mineral,
trabayada en desengaños,
apagada como'l faro
d'una mar d'escoria gris.

Fatigáu del camín,
engurriáu pol bramar
d'innumerables hibiernos,
suaño los díes eternos,
espierto en nueches sin fin.

Andarina, vienes tarde,
andarina, vienes tarde
esllumando como'l rayu.
Risca l'alba d'esmeralda
pelos fayeos de mayo.

Pente calles de cristal
trona'l cantu del nordés
con palabres de poeta,
evocándome una idea,
tresportándome al llugaronde ñaguo por volver,
ente los montes del sur,
onde vuela'l sitiu míu.
Onde too tien sentíu.
Onde soi quien quiero ser.

Andarina, vienes tarde,
andarina, vienes tarde
endolcada nel to cantu.
Yá relluma la rosada
pelos fayeos de mayo.

Cuántes promeses traxeras
con aquella primavera,
y marcharon col verano.

Llevóme la vida entera
regresar a la to vera
y a los fayeos de mayo.

Andarina, vienes tarde,
andarina, vienes tarde
vistida de sol y orbayu.

Yá ye tiempu que descanse
so los fayeos de mayo.

Andarina, vienes tarde,
andarina, vienes tarde
esllumando como'l rayu.
Risca l'alba d'esmeralda
pelos fayeos de mayo.
Los Hayedos de Mayo:

Las luces de la ciudad
me conducen junto al mar
hasta la playa vacía
donde el carbón y la arena
se abrazan una vez más.

El presente queda atrás,
prisionero del atardecer.

Pasan siglos en un instante,
y oigo, como en un lamento,
la voz de la soledad.

Golondrina, vienes tarde,
golondrina, vienes tarde
vestida de sol y lluvia;
traes oro, y plata traes
a los hayedos de mayo.

Entre nubes de rubí
siento el alma mineral,
trabajada en desengaños,
apagada como el faro
de una mar de escoria gris.

Fatigado del camino,
arrugado por el rugir
de innumerables inviernos,
sueño los días eternos,
despierto en noches sin fin.

Golondrina, vienes tarde,
golondrina, vienes tarde
refulgiendo como el rayo.
Despunta el alba esmeralda
por los hayedos de mayo.

Entre calles de cristal
truena el canto del nordés
con palabras de poeta,
evocándome una idea,
transportándome al lugar donde ansío volver,
entre las montañas del sur,
donde está mi hogar.
Donde todo tiene sentido.
Donde soy quien quiero ser.

Golondrina, vienes tarde,
golondrina, vienes tarde
envuelta en tu canto.
Yá refulge el rocío
por los hayedos de mayo.

Cuántas promesas trajiste
con aquella primavera,
y se fueron con el verano.

Me llevó la vida entera
regresar a tu lado
y a los hayedos de mayo.

Golondrina, vienes tarde,
golondrina, vienes tarde
vestida de sol y lluvia.

Yá es tiempo de que descanse
bajo los hayedos de mayo.

Golondrina, vienes tarde,
golondrina, vienes tarde
refulgiendo como el rayo.
Despunta el alba esmeralda
por los hayedos de mayo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares